Fotografias de Calvillo (cabecera)

Calvillo es uno de los once municipios del estado de Aguascalientes. Según el censo de población del INEGI realizado en el 2010 cuenta con una población de 54 136 habitantes. Tiene una altura promedio de 1640 msnm. Se localiza a una distancia de 52 km de la ciudad capital del estado, la ciudad de Aguascalientes

Para comprender el actuar de un pueblo se tiene que indagar en su origen y en los factores socio-culturales y geográficos que lo forjaron, comenzaremos diciendo que Calvillo se encontraba ubicado en lo que se conocía como “La Gran Caxcana” que comprendía los estados de Jalisco, Zacatecas y Aguascalientes, así que lo que actualmente es el municipio de Calvillo, era conocido en la época colonial como Valle de Huajúcar que significa lugar de sauces y recibió los primeros pobladores de origen español, criollo y mestizo.
Su origen se remonta a la creación del curato de San José de Huajuacar, que significa "lugar de sauces", que fue emitido por el Gobernador de la Mitra de Guadalajara, Manuel Colón de Larreategui, el 18 de noviembre de 1771. Durante la intervención francesa, el norte del valle de Huajuacar fue ocupado por los franceses, que con el paso del tiempo se mezclaron con los descendientes de españoles que ya habían habitado la parte del sur del valle, siendo uno de los municipios con más gente caucásica del Estado.
A esta región fértil regada por las aguas del río se le llamó “Calvillo” en honor a su fundador José Calvillo, que en 1778 donó las tierras para el asentamiento de la nueva villa. Una vez terminada la etapa cristera, Calvillo emergió como uno de los municipios más prósperos del Estado de Aguascalientes, debido al cultivo de la Guayaba que tuvo gran auge y logró ser la actividad comercial más prolifera del Municipio.

Tradicionalmente, Calvillo cuenta con festividades llenas de color y alegría, donde se degusta de platillos típicos y se escucha la risa de los niños, del volar de las palomas, y el sonido de los danzantes que anteceden a las peregrinaciones religiosas. La Feria de la Guayaba es una festividad famosa por la coronación de la reina, y por los espectáculos que se presentan en el teatro del pueblo. 

 LUGARES DE INTERES: 

     En 1825 comienza la vida de esta construcción sirviendo como mesones y conocido como el Pariancito, en el cual los pobladores podían comprar o vender sus productos, siendo un punto de encuentro donde se podía convivir o compartir con personas de toda la región, en 1886 cambia su estructura convirtiéndose en el ahora Parían el cual cuenta con sus nuevos arcos de medio punto erigidos, esta majestuosa construcción se ha convertido en uno de los iconos más representativos de la arquitectura calvillense.
Tiene su origen en la petición que hicieron los antiguos productores de la región a las autoridades, solicitando un lugar adecuado donde vender los productos que obtenían de sus cultivos, constituyendo así el principal punto de reunión entre comerciantes u el primer mercado.
Posteriormente fue utilizado por algún tiempo como central de autobuses, y actualmente se le da uso como locales comerciales en los que se pueden encontrar gran variedad de productos. Se encuentra en uno de los extremos de la Plaza Principal, frente a la Parroquia del Señor del Salitre. 

     Se encuentra rodeada por las imágenes de los principales caudillos de la independencia, y cuenta con una cabeza de águila de piedra en color dorado colocada por mandato el Presidente de la Republica en el año de 1960 Lic. Adolfo López Mateos junto con otras 259 piezas ubicadas en diferentes puntos del país, señalando la Ruta de Hidalgo en su huida hacia el norte del país y quien guiado por el calvillense Pablo José Calvillo, el 8 de enero de 1811 llego a esta ciudad acompañado de un contingente de soldados y familiares de entera confianza, con el objeto de descansar pasando la noche en una de las casas más antiguas posicionada a un costado de la actual presidencia y recibiendo el cobijo de un gran fresno al centro de la Plaza Principal. Este emblemático espacio constituye un homenaje al pueblo de Calvillo dedicado a los héroes de la lucha de Independencia a quienes debemos la libertad y la identidad como mexicanos, al ser también recinto oficial del asta bandera utilizada para los eventos cívicos que marca el calendario nacional. 

     Es considerada como una de las casas más bellas del siglo XIX, localizada a un costado de la Plaza Principal, la cual perteneció al Señor Facundo Martínez, uno de los hombres más acaudalados de esa época, quien posteriormente la dono como Casa de la Cultura y Biblioteca.
Posee una bella arquitectura tradicional de la época colonial, constituida por un amplio patio central rodeado con arquería en cantera rosa al igual que los marcos de las puertas y ventanas y las típicas habitaciones. Guarda un sin número de leyendas e historias tras el correr del tiempo. Este emblemático edificio arquitectónico está catalogado por el INAH como patrimonio histórico. 

     Este hermoso espacio de aspecto pintoresco data del año 1889, nombrada Porfirio Diaz en honor al Presidente de la Republica de ese año, con motivo de los 100 años de independencia. Este espacio anteriormente era utilizado para hacer corridas de toros, jaripeos y festividades de la comunidad, después paso a convertirse en un huerto de naranjos, regados por las aguas traídas de la Presa de Malpaso, que alberga más de 300 ejemplares, además de un enorme fresno al centro con un amplio cajete, siendo punto de reunión para los hombre calvillenses en su afán de esparcimiento al observar los hermosos atardeceres después de las labores campiranas diarias.
En 1989 Don Carlos Velasco siendo jefe político transformo el solar en una hermosa plaza colocando un empedrado. Al paso de los años se fue remodelando y en el año de 1910 con motivos de celebración del centenario de Independencia de México el cuadro de la plaza se encementó, además de adornar con bancas de metal.
Se encuentra rodeado por construcciones de gran valor histórico como lo son el Parían, el Templo del Señor del Salitre, La Presidencia Municipal, Casa de la Cultura y de la construcción donde pernocto el Cura Miguel Hidalgo en 1811. Algunas de las actividades que podemos realizar son recorridos guiados a pie observando la vida provinciana y típica de sus habitantes, entre el olor a guayaba y pan de canela, con el sonido de las aves, la música tradicional y las pláticas de nuestros abuelos, además de poder apreciar y adquirir artesanías y productos típicos de la región. 

     Impresionante construcción de cantera rosa muy bien decorado siguiendo un estilo Neogótico. Tiene un sistema de dos torres divididas en dos partes con terminación en forma de triangulo, característica de las hermosas catedrales góticas europeas, con pequeños elementos que sobresalen en forma de conchas. En el interior se puede observar la pintura artísticamente realizada a mano como decoración de las paredes en colores azules y rosas, y majestuosamente al fondo sobresale el retablo conformado por tres triángulos cuatro columnas similares a la fachada, acabada en forma de flor y decorado en hoja de oro.
Conserva una construcción tradicional con la base en forma de cruz, elevándose al centro una pequeña cúpula rodeada por 12 vitrales con las imágenes de los apóstoles y 4 murales que señalan las apariciones de la Madre de Jesucristo al indio San Juan Diego.
Este Santuario dedicado a la Virgen de Guadalupe, data del 12 de diciembre de 1945 cuando fue colocada la primera piedra por el Excelentisimo Monseñor Jose de Jesus Lopez y Gonzales, Siervo de Dios y tercer obispo de la diócesis de Aguascalientes durante el Congreso Eucarístico llevado a cabo en esta ciudad.
Siguiendo con la tradición mexicana, al dedicar un santuario en las partes elevadas de las comunidades en honor a la Virgen de Guadalupe en recuerdo de las apariciones del Tepeyac, este recinto sagrado se encuentra estratégicamente ubicado en la parte alta de la cabecera de Calvillo. 

     Esta obra arquitectónica es el símbolo de la Administración Publica y albergan los órganos representantes del Gobierno. Su construcción data del año de 1924, el cual se ha sometido a dos remodelaciones, siendo la fachada actual idéntica a la original que se realizó bajo la conducción del Arquitecto Refugio Reyes, dicha modificación se realizó como parte del programa de restauración.
La trascendencia cultural de esta construcción también radica en que se pueden observar 2 murales representativos del municipio: El primer mural simboliza la Historia de la Fundación de Calvillo y muestra algunos personajes que han sobresalido en diversas áreas de las artes, cultura, ciencia, deportes y belleza; el segundo mural refleja la vida productiva y tradiciones que han distinguido a nuestro municipio dándole fama mundial, como lo es el deshilado, el cultivo de la guayaba y la Feria más importante del municipio bajo el mismo nombre, así como la belleza de la mujer calvillense vestidas con hermosos deshilados, por mencionar algunos atractivos. A un costado se encuentra la construcción donde se hospedo el Cura Miguel Hidalgo en lo que fue su ruta.
Desde el año 2010 se pueden escuchar las melodías tradicionales que emanan de un imponente reloj colocado en la fachada principal marcando el transcurso del tiempo con un sonido diferente cada 3 horas. Este emblemático edificio arquitectónico está catalogado por el INAH como patrimonio histórico. 

     Imponente construcción de tipo Neoclásico erigido el 12 de diciembre de 1772, el cual debido a su enorme forma rectangular con amplias paredes de piedra artísticamente cimentadas, se considera en forma de fuerte militar. Aunque consta de una fachada principal bastante sencilla, albergando una famosa cantera rosa de la región y unos hermosos vitrales, tiene por techo una impresionante cúpula, orgullo de los calvillenses por ser la segunda más grande de Latinoamérica en su tipo, engalanada con ocho lunetos que narran en sus formas y colores varios pasajes de la vida del Santo Patrono, y cuyo levantamiento con cantaritos de barro involucro a toda la población apoyando la audacia y el genio creativo del Arquitecto José Noriega.
El interior de este recinto sagrado muestra un hermoso altar con recubrimientos de oro dedicado al Señor San José y también al milagroso Cristo Crucificado “El Señor del Salitre”, especialmente venerado y amado por todos los habitantes de la región. Amplias paredes decoradas en verde, amarillo y baño de oro con grandes pinturas le otorgan una majestuosidad sin igual, transportando al devoto visitante a un paraíso de paz.
Esta emblemática obra arquitectónica constituye la más grande manifestación de fe y una de las más grandes en cuanto a historia de todo el pueblo de Calvillo, siendo sus cimientos también la base de la fundación del Valle de Huejúcar, siendo catalogada por el INAH como Patrimonio Histórico de la Nación.